danube 3163151 1280

Los últimos años en Colombia muestran un retroceso preocupante en términos de la violencia en el país. De acuerdo con el Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (INDEPAZ) solo en lo corrido del 2021 en el país se han presentado 26 masacres que han dejado 95 víctimas.

El 9 de abril conmemoramos en Colombia el Día Nacional de la Memoria y la Solidaridad con las Víctimas del Conflicto Armado. El Acuerdo Distrital 491 de 2012 estableció que en esta fecha el Concejo de la Ciudad dedicará su sesión a escuchar a las víctimas del conflicto residentes en la ciudad. Sin embargo, para el concejal Celio Nieves Herrera esta fecha debe convertirse en algo más que un espacio para escuchar a las víctimas, debe ser el escenario para que la sociedad bogotana y colombiana refrende su compromiso diario con la paz y el bienestar de las víctimas.
 
En el marco de la conmemoración, Nieves Herrera mostró su preocupación por el aumento de la violencia en el país. De acuerdo con el Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (INDEPAZ) en lo corrido del 2021 han ocurrido 26 masacres en el país que han dejado 95 víctimas mortales. A esta alarmante estadística se le suma que en 2020 se presentaron 91 masacres en todo el territorio nacional, que en total dejaron 381 víctimas. Esta es la cifra más alta de masacres desde el año 2014, en lo que resulta ser un evidente retroceso en el país.
 
Un panorama igual de desalentador refleja las cifras sobre asesinatos a líderes sociales. En el año 2020 fueron asesinados 310 líderes sociales en el país. En lo corrido del 2021 está cifra ya se encuentra en 44. De igual forma ocurre con las personas firmantes del proceso de paz. En 2020 fueron asesinados 64 firmantes, y en lo transcurrido de este año la cifra ya se ubica en 14.
 
A pesar de este aumento en la violencia en el país, resulta inexplicable que entre abril del 2020 y abril del 2021 las víctimas del conflicto armado, según la Unidad para la Atención y Reparación Integral de las Víctimas (UARIV), haya disminuido en más de 26 mil personas. Mientras en abril de 2020 la UARIV reportaba 8.970.712 víctimas en todo el territorio nacional, en abril de 2021 esta cifra se redujo a 8.944.137 personas. Esta entidad del orden nacional debe una explicación al respecto de las cifras y el reconocimiento de las víctimas en el país.
 
El aumento en la violencia del país es un reflejo de una política de paz desacertada por parte del Gobierno Nacional que en vez de salvaguardar y fortalecer el Acuerdo de Paz lo ha atacado sistemáticamente, y que ha desistido en la búsqueda de una salida negociada al conflicto. El concejal Nieves Herrera hace un llamado para que los colombianos no perdamos la oportunidad de seguir construyendo una verdadera paz en el país, que nos permita asegurar que no haya más víctimas y que aquellos que sufrieron la violencia del conflicto sean restablecidos en su dignidad y en sus derechos.
 
 
Las víctimas en Bogotá
 
El Decreto Nacional 1084 de 2015 define los Indicadores de Goce Efectivo de Derechos –IGED- como un mecanismo de seguimiento y evaluación de la política pública de atención, asistencia y reparación integral a las víctimas del conflicto armado interno. El Acuerdo 587 de 2015, del Concejo, estipula que el gobierno Distrital debe adoptar los IGED como parte de un sistema de seguimiento y evaluación a la política pública distrital de víctimas.
 
La actual administración recibió la política pública de atención a víctimas en una situación preocupante. En 2019 la Personería estableció que de los 249 indicadores que conforman la batería de los Indicadores de Goce Efectivo de Derechos –IGED- la Personería solo pudo medir el 42% de esos indicadores; del 58% restante no se encontró información para realizar su medición. De aquellos que pudieron medirse se obtuvieron resultados desfavorables, especialmente en los referidos con vivienda e ingresos.
 
En 2019 la personería estableció que solo el 23% de las víctimas que residen en Bogotá viven en un domicilio con condiciones dignas. La última medición de los IGED realizada en el año 2021 por el Observatorio Distrital de Víctimas, de la Alta Consejería para los Derechos de las Víctimas, señala que 62,4% de las víctimas en Bogotá vive en condiciones adecuadas. El concejal Nieves Herrera solicitó a la administración que explique si estos avances son consecuencia de las políticas del Distrito o si se deben a un cambio en la forma de medición.
 
Desde el año 2019, el cabildante mostró su preocupación por la medición del indicador de atención psicosocial de las víctimas. En 2019 se señalaba que solo el 2,5% de las víctimas en Bogotá había sido atendida. El informe de IGED de 2021 señala que el 100% de las víctimas que solicitaron atención psicosocial la obtuvieron: un total de 1.806 personas. Sin embargo, las mediciones no son comparables pues una evalúa la atención al total de las víctimas y la otra solo a la población que solicita el servicio. 
 
Más allá de estas diferencias, el concejal Celio Nieves Herrera señala que la atención psicosocial de las víctimas no debe convertirse en un simple indicador para demostrar el cumplimiento de unas metas. La atención psicosocial es un pilar del Derecho a la Rehabilitación de las víctimas, y tiene como objetivo central mitigar los daños psicosociales y emocionales generados por el hecho victimizante. En este sentido, la política no debe reducirse a brindar el apoyo a aquellos que los soliciten, sino a construir un enfoque de atención que posicione la salud mental como un aspecto fundamental para la rehabilitación de las víctimas.