Plazas1

La plenaria aprobó en segundo debate el proyecto de acuerdo 319 de 2020, de autoría del concejal Celio Nieves Herrera, que se encontraba acumulado por unidad de materia con el proyecto de acuerdo 318 de 2020 presentado por la concejala Andrea Padilla.

El 24 de enero de 2021, la Plenaria extraordinaria el Concejo de Bogotá aprobó por unanimidad el Proyecto de Acuerdo 318 de la concejala Andrea Padilla y el Proyecto de Acuerdo 319 del concejal Celio Nieves Herrera, que fueron acumulados por unidad de materia. Con este Acuerdo, se busca que en Bogotá no se puedan mantener, comercializar, ni dar en adopción animales vivos en ninguna de las plazas de mercado ubicadas en el Distrito Capital y se establecen las condiciones mínimas que deberán adoptar aquellos establecimientos públicos de diferente naturaleza que se dediquen a esta actividad económica, con miras a garantizar el bienestar de los animales que allí se comercializan.
 
Además, para Nieves Herrera es de suma importancia que el Acuerdo contempla la obligación del Instituto Distrital de Protección y Bienestar Animal de realizar campañas sensibilización y concienciación sobre las enfermedades genéticas, congénitas, hereditarias y/o propias de la configuración racial que son susceptibles de padecer algunos animales domésticos de compañía, con el propósito de desincentivar su reproducción, comercialización y advertir sobre los riesgos y las responsabilidades de cuidado que les corresponde asumir a sus cuidadores.
 
El concejal Nieves Herrera agregó que otro de los puntos importantes del Acuerdo es que en la ciudad de Bogotá se consolide una cultura de no tenencia de aves ornamentales en pequeñas jaulas, por lo que la norma contempla la realización de una serie de acciones encaminadas a prohibir su comercialización. Esto, dijo el cabildante Nieves Herrera, se da en cumplimiento estricto de los principios que soportan la Ley 1774 de 2016 y la llamada Constitución Ecológica, en donde se contempla la obligación de permitir a los animales manifestar su comportamiento natural, que para el caso de las aves es el de volar en libertad.
 
No se vulnerará el derecho al trabajo de quienes se dediquen a estas labores económicas, pues el Acuerdo establece medidas de sustitución laboral a cargo de la Administración Distrital para salvaguardar el mínimo vital de esta población, situación que puntualizó Celio Nieves al establecer que es posible reconvertir estas actividades económicas y adecuarlas con los mandatos de protección y bienestar animal contenidos en la legislación colombiana.
 
“La aprobación unánime por el Concejo de Bogotá de este proyecto y su próxima sanción por parte de la Alcaldesa Mayor para que se convierta en Acuerdo de la ciudad, es un acto de responsabilidad con la vida y la libertad de los animales”, enfatizó el concejal Celio Nieves Herrera.

 

Plazas2