IMAGEN 16482591 2

El Corredor Verde por la Carrera Séptima, sin troncal de Transmilenio, constituye un logro importante dentro de la aprobación del Plan de Desarrollo “Un nuevo contrato social y ambiental para la Bogotá del Siglo XXI  2020 – 2023”. Este corredor, de conformidad con lo establecido en el Articulo 105, se diseñará con participación ciudadana incidente, como un espacio seguro con enfoque de tolerancia cero a las muertes ocasionadas por siniestros de tránsito, que proteja el patrimonio cultural, que promueva la arborización urbana, que garantice un mejor alumbrado público, la operación de un sistema de bicicletas, la pacificación de tránsito y que mejore la calidad del aire a través del impulso a la electrificación de los vehículos que por ahí circulen.

Este proyecto tendrá un costo total de 2 billones 263.482 millones de pesos de los cuales 2 billones 126.199 millones de pesos serán financiados con recursos del cupo de endeudamiento autorizado por el Concejo de Bogotá. Actualmente se encuentra en estado de conceptualización por lo que el inicio de la obra será en enero de 2022 según las proyecciones de la administración Distrital.
 
El concejal del Polo Democrático Alternativo, Celio Nieves Herrera, ha resaltado la iniciativa de la administración distrital de concertar con la ciudadanía el diseño del nuevo proyecto de infraestructura vial haciendo uso de herramientas tecnologías como Streetmix, que permite a las personas participar en el diseño de sus calles, tal como se ha hecho en ciudades como Ciudad de México y Seattle y en países como Nueva Zelanda. Se trata de una herramienta participativa que recoge los aportes de todos los participantes en la toma de decisiones y no requiere de un conocimiento técnico especial. Así, los ciudadanos pueden decir cómo quieren que sea la nueva carrera séptima. Este es un hecho innovador y democrático de la administración actual de la ciudad. Cabe anotar que la convocatoria estuvo abierta hasta el 31 de octubre de 2020 para que los ciudadanos presentaran sus propuestas a través de la página web: https://septimaverde.gov.co/, y permitiendo su participación en la decisión final sobre el diseño y la construcción de este importante eje vial que, por siglos, ha sido tradicionalmente un hito emblemático de la capital de la república.
 
Con el objeto de hacer una participación ciudadana efectiva en la co-creación del corredor verde de la carrera séptima, el concejal Nieves Herrera le solicita a la administración distrital en cabeza de la Alcaldesa Claudia López Hernández, ofrecer a la ciudadanía y al Concejo Distrital, información amplia y detallada sobre el número de propuestas presentadas, la clasificación de las mismas con indicación del número de cada una de ellas en los diferentes tramos, y el plan previsto para garantizar su inclusión en la definición del diseño conceptual que se presentará el 18 de noviembre de 2020 y en los pliegos de condiciones de la licitación de los estudios y diseños que se adelantará el próximo año. “No podemos engañar a la ciudadanía con el sofisma de la “participación”, haciendo reuniones solamente para escucharlos y llenar formalismos como lo hizo la administración anterior. Debemos garantizar que las propuestas de los ciudadanos sean efectivamente tomadas en cuenta; para ello, propongo la conformación de una Veeduría Ciudadana entre los distintos participantes que vigile la materialización de la participación ciudadana en tan importante proyecto, recordando que la vigilancia ciudadana es crucial para evitar sobrecostos en la contratación y garantizar la correcta ejecución de los plazos de la obra, señalo el cabildante quien a renglón seguido indicó que “no obstante estar proyectada la licitación y contratación de los estudios y diseños, de tiempo atrás he venido reclamando que si tenemos unas instituciones como el IDU y la Secretaria Distrital de Movilidad, con profesionales calificados en materia de distintas áreas disciplinarias, ¿por qué hay que acudir a la contratación de estudios y diseños?, yo considero conveniente, como mínimo para disminuir costos; que hay que darle la confianza a esas intuiciones para que a través de sus profesionales se hagan los estudios y diseños de las obras viales que requiere la ciudad, por supuesto con la participación ciudadana; así mismo, es necesario precisar si los predios ya adquiridos (196 por los que se pagó $155.778 millones) son suficientes para garantizar la construcción de cada uno de los tramos, es necesaria la adquisición de más predios, o debemos esperar el resultado que arrojen los estudios que se hagan en el primer semestre del año 2021, según el calendario propuesto por la Administración Distrital”, puntualizó el Concejal.
 
Según Nieves Herrera, el proyecto del Corredor Verde de la Carrera Séptima debe ajustarse totalmente a lo aprobado en el Plan Distrital de Desarrollo y garantizar primordialmente la no construcción de una troncal de Transmilenio con estaciones pesadas y transporte masivo movido con combustibles fósiles contaminantes, permitiendo la movilidad limpia, por ejemplo, con buses eléctricos, tranvía o metro ligero. Debe garantizarse el cuidado de los bienes de Interés Cultural como el Parque Nacional y los edificios de Interés Cultural del ámbito Nacional o Distrital que allí se encuentran; así como el espacio público adecuado para los medios alternativos de transporte como ciclorrutas y amplios andenes para el peatón y espacios en condiciones adecuadas de accesibilidad para personas con movilidad reducida. La obra deberá también respetar la Estructura Ecológica Principal: los Cerros Orientales y quebradas que atravesando la Carrera Séptima forman parte de cada una de las cuatro cuencas de la ciudad (Torca, Salitre, Fucha y Tunjuelo); Debido que entre la calle 32 y la calle 200, se encuentran inventariados: 5.438 árboles, arbustos y palmas. ¿Cómo se va a garantizar su permanencia y protección? Finalmente, es necesario que el proyecto defina con claridad cómo va a ser la conexión del Corredor Verde con el Regiotram del Norte y cómo se van a resolver las inserciones viales de las calles 72, 85, 94, 127 y 147.
 
“Conocida antiguamente como la Calle Real o Camino a Tunja, la Carrera Séptima una de las vías más importantes que tiene Bogotá, en ella confluyen múltiples habitantes y actividades, representa la síntesis de la ciudad: centro cultural, histórico y financiero de Bogotá; ha superado grandes embates de la historia como el Bogotazo y la expansión urbana a la que sobrevinieron la variedad arquitectónica, poblacional y comercial que hoy la hacen única y la más emblemática vía de la Bogotá moderna. Por eso, para el Polo Democrático Alternativo, es fundamental que finalmente se logre hacer de la Carrera Séptima un Corredor Verde”, dijo Nieves Herrera quien no dudó en afirmar que: “El Polo Democrático Alternativo es el partido que también ha promovido y defendido la construcción de un Corredor Verde por la carrera séptima”.
 
Finalmente, para Celio Nieves Herrera esta apuesta de la administración distrital, que promete vincular de manera incidente la participación ciudadana en la definición del diseño conceptual de la nueva carrera séptima, debe ser modelo de cambio en los paradigmas de la planeación territorial, de cara a la construcción de una imagen futura de ciudad y en la revisión del Plan de Ordenamiento Territorial que se está adelantando en la actualidad.