WhatsApp Image 2020 10 25 at 3.36.03 PM

El cupo de endeudamiento, presentado por la Administración Distrital, permitirá financiar el Plan de Desarrollo 2020-2024, Un nuevo contrato social y ambiental para el siglo XXI, enfocado en la reactivación económica de la ciudad y en el cumplimiento de las metas propuestas.

La crisis generada por la pandemia COVID-19 según proyecciones generará una caída del PIB de la ciudad entre 4.2% y 8% en 2020, lo que podría representar una disminución entre 370 mil y 550 mil empleos y una tasa de desempleo entre 18% y 22% frente a 10.8% presentada en el mes de febrero, que antecedió el confinamiento. Al mismo tiempo, los ingresos fiscales de Bogotá caerían entre 900 mil millones de pesos y 1.5 billones de pesos frente a la meta proyectada en el presupuesto de 2020, las presiones de gasto asociadas con la crisis aumentarían aproximadamente 3.5 billones de pesos. De acuerdo con este diagnóstico, la Administración Distrital buscó ampliar el cupo de crédito no solo con el fin de acceder a nuevos recursos que permitan suavizar el impacto de la crisis sobre las finanzas y el gasto público sino también financiar el Plan de Desarrollo para el periodo 2020-2024.
 
Cabe recordar que históricamente los recursos de endeudamiento han financiado parte de los planes de Planes de Desarrollo propuestos por los gobiernos de turno. A partir del Gobierno de Lucho Garzón el cupo aprobado por el Concejo de Bogotá siempre estuvo por debajo de lo solicitado por la Administración Distrital de cada periodo constitucional, para el único gobierno que el Concejo aprobó un monto de endeudamiento que sobrepasa lo propuesto en el Plan de Desarrollo fue para el gobierno Peñalosa, para el cual fueron aprobados 10 billones de pesos, de los cuales 6.9 billones de pesos fueron autorizados para la Administración Central y 3.1 billones de pesos para la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá. Teniendo en cuenta el valor del dinero en el tiempo, dicho monto de recursos a valor presente correspondería a 11 billones 154.793 millones de pesos.
 
Dichos recursos contribuirán progresivamente a la generación de aproximadamente 104.000 empleos, en el corto y mediano plazo. Según las proyecciones realizadas por la Secretaría de Hacienda, se estaría financiando la culminación de proyectos del periodo 2016 al 2019 generando 2.021 empleos. Para el caso de los proyectos que inician su ejecución en 2020 generaran 40.995 empleos, entre los que cabe resaltar el proyecto de “100% de sedes educativas con mejoramientos en su infraestructura”, que generará 7.080 empleos. Igualmente, el proyecto de “Suministros de espacios adecuados, inclusivos y seguros para el desarrollo social integral en Bogotá” generando 2.462 empleos. En tercer lugar, el proyecto “Fortalecimiento de las plazas distritales de mercado” el cual proveerá 6.758 empleos para la economía popular. Sin embargo, es importante mencionar que queda por fuera de esta financiación el apoyo al grupo poblacional de vendedores informales. Para el caso de los proyectos que inicien ejecución en 2021 se fomentarán 16.550 empleos, aquellos que inicien en 2022, 36.215 empleos y en 2023, 9.000 empleos.
 
Adicionalmente, los proyectos financiados con recursos de endeudamiento tendrán como prioridad “cuotas preferentes para mujeres y jóvenes en los empleos, créditos, emprendimientos apoyados, cupos de educación superior, oportunidades académicas, quienes más ha sido afectados perdiendo su empleo por la crisis acentuada por la pandemia COVID-19.
 
De acuerdo a lo anterior, el Concejal Celio Nieves Herrera del Polo Democrático Alternativo, expresa que existen razones para que se autorice este cupo de endeudamiento para Bogotá. En primer lugar, expresa que, aprobado el proyecto de reactivación económica y las proyecciones de crecimiento proyectadas se garantiza la sostenibilidad de la deuda y la capacidad de pago del Distrito. Así las cosas,  es necesario se prioricen recursos de endeudamiento teniendo en cuenta que las problemáticas socioeconómicas que tiene la ciudad no solo responden a la crisis generada por la pandemia si no que se acentuaron por la misma, pero que han sido resultado de la atención dada tanto por parte del gobierno nacional como el gobierno distrital anterior, evidenciado por el aumento de los indicadores de pobreza monetaria, pobreza extrema y el desempleo entre 2016 y 2018 exacerbando la desigualdad en la ciudad. 
 
El concejal expresa la necesidad de reorientar 341.000 millones de pesos que se piensan destinar para los Patio Talleres de Transmilenio Ciudad de Cali y Avenida 68 para el financiamiento del proyecto de la Avenida Circunvalar de Oriente, cumpliendo las debidas medidas ambientales. Este proyecto, cuenta con estudios y diseños fase III en junio de 2019 y se encuentra a la espera de terminar todas las aprobaciones de permisos en el mes de diciembre y beneficiaría habitantes de las localidades de San Cristóbal y Usme.
 
En cuanto al Corredor Verde por la Séptima, es importante aclarar que en ningún caso deberá ser una Troncal de Transmilenio, de acuerdo a lo establecido en el artículo 105 del Plan de Desarrollo “Un Nuevo Contrato Social y Ambiental para la Bogotá del Siglo XXI”.
 
Sumado a esto, el cabildante insiste que en materia de focalización de recursos para mejorar los ingresos de las familias más pobres y vulnerables y para salvar las pequeñas y medianas empresas favoreciendo la generación de empleo, quien debe liderar la Política de Reactivación Económica es el Gobierno Nacional, pues no se han destinado los recursos necesarios para atender la pandemia principalmente para los sectores y grupos poblacionales que más se han visto afectados recordando  que solamente se  ha destinado el 2.33% del PIB mientras países de la Región como Perú, Brasil y Paraguay destinan 9%, 8% y 6% respectivamente.
 
En esta discusión insiste Nieves Herrera una vez más, que una de las medidas que puede contribuir al alivio de la crisis económica de las familias bogotanas es sin duda la implementación de la tarifa estudiantil, en concordancia con la meta fijada en el Plan de Desarrollo dentro del Programa : Subsidios y Transferencias para la equidad que tiene como Meta: Reducir el gasto en transporte público de los hogares de mayor vulnerabilidad económica, con enfoque poblacional, diferencial y de género, para que represente el 15% de sus ingresos. Sin embargo, no se tuvo en cuenta dentro de los proyectos priorizados por el Gobierno Distrital.
 
Por último, el concejal expresó que la educación superior debió haber sido privilegiada con los recursos de endeudamiento de esta administración, principalmente para el proyecto de Campus de Educación Superior en Kennedy –Tintal que finalizará su construcción y adecuación y no tendrá recursos de aproximadamente 5.300 millones de pesos para la dotación de la infraestructura.