WhatsApp Image 2020 10 11 at 5.55.33 PM

En Bogotá para el año 2019, de acuerdo con cifras de la Secretaría Distrital de Salud, el maltrato infantil además de afectar el crecimiento y desarrollo de la niñez, también tuvo un impacto mayor sobre las niñas. Del total de casos de maltrato registrado por esta entidad (21.223), el 61,3% correspondieron a violencia ejercida hacia niñas.  

Durante el periodo de confinamiento en los meses de marzo y abril de 2020, de acuerdo con datos de Medicina Legal, en el país se registraron 1.489 casos de violencia sexual, del cual el 84% recayeron en mujeres, niñas y adolescentes, en donde Bogotá y Antioquia concentran el mayor número de casos.
 
Pero además de sufrir más violencias y abusos, las niñas también son víctimas de los estereotipos de género, los cuales se ven reforzados con creencias como, por ejemplo, “Las niñas son débiles, y los niños son fuertes,” “las niñas no son buenas en matemáticas y “los niños pueden ser líderes, pero las niñas deben soñar solamente con ser madres”, entre muchas otras.
 
A tal punto se interiorizaron estas “creencias”, que es común escuchar en un lenguaje coloquial utilizar la frase “ser niña” como una ofensa para demostrar debilidad o emoción como algo negativo.  Por estas razones, es necesario que, en el Día Internacional de la Niña, reflexionemos sobre su empoderamiento, del cual todos y todas podemos hacer parte.
Así mismo, la familia y comunidad educativa son entornos de vital importancia para incentivar las capacidades de las niñas, darles a conocer el ejercicio de sus derechos y eliminar las desigualdades que se interponen en su pleno desarrollo.  
 
Finalmente, estas son las 7 propuestas realizadas por la UNICEF (2019) para contrarrestar la desigualdad de género entre niños y niñas para así también enfrentar los estereotipos de género: “1. Compartiendo las responsabilidades de cuidado y las tareas domésticas, 2. discriminatorios, que no segreguen ni categoricen espacios, temas, actividades y roles para los niños y niñas, 3 Preocupándose por el lenguaje que usamos, 4. Fomentando la toma de decisiones libres de estereotipos de género, 5. Oponiéndose a cualquier burla de género, comentario peyorativo o que refuerce roles estereotipados de género, 6. Incentivando a las niñas en el aprendizaje de habilidades relacionadas con la Ciencia, la Tecnología, la Ingeniería y la Matemática, 7. Brindando oportunidades para que las niñas realicen actividades físicas”.
 
Pasamos demasiado tiempo enseñando a las niñas a preocuparse por lo que piensen de ellas los chicos. Y, sin embargo, al revés no lo hacemos. No enseñamos a los niños a preocuparse por caer bien. Pasamos demasiado tiempo diciéndoles a las niñas que no pueden ser rabiosas ni agresivas ni duras, lo cual ya es malo de por sí, pero es que luego nos damos la vuelta y nos dedicamos a elogiar o a justificar a los hombres por las mismas razones.
Chimamanda Ngozi Adichie